Compartir:

Quienes buscan una alternativa a la captura submarina, tienen en la caña para pescar a fondo una buena aliada. Si estás empezando de cero o ya cuentas con algunos conocimientos, esta modalidad es muy popular porque se puede practicar en muchos lugares. Por ello, queremos darte algunos consejos sobre sus aspectos básicos.

CARACTERÍSTICAS DE LAS CAÑAS PARA PESCAR A FONDO

Ya sea que tengas en mente la pesca deportiva, comercial o para consumo propio, debes estar preparado para tener cierta efectividad. Estando en una embarcación, en la costa o en agua dulce, ten en cuenta lo siguiente:

Pescador practicando spinning en rocas

Tipo de sedal

Dadas las condiciones de profundidad, siempre es preferible disponer de un hilo grueso y trenzado. Las recomendaciones para la línea madre y las gametas suelen ser el fluorocarbonado entre 0,3 y 0,4 de diámetro. Esto te permite lidiar con presas medianas o grandes de las aguas mediterráneas y atlánticas.

Cualidades del carrete

En la mayoría de los casos, esta pieza debería contar con una construcción sólida, una velocidad de recuperación media y una bobina ancha. Los modelos entre 3500 y 10000 cuentan con las prestaciones que necesitas. Lo ideal es favorecer la maniobra veloz y evitar el trabado al momento de la picada.

Caña de pescar

El tamaño puede variar según la comodidad para manejarla de forma efectiva. Por lo general, se aconseja una vara de 2,5 m hasta 4 m de longitud, con punteras intercambiables y con empuñadura alta. Te sugerimos que tenga anillas amplias para que el sedal no se rompa y que cuenten con la robustez adecuada.

Tamaño de la plomada

Este accesorio fundamental para una caña de pesca a fondo viene en diversas formas y pesos que oscilan entre los 80 a 180 gr. El uso de los plomos depende de la profundidad, las condiciones del mar y las regulaciones en la zona. En aguas movidas te recomendamos una pieza al final del sedal con forma plana y tipo oliva o pera para situaciones más tranquilas.

Te recordamos que cualquier época del año es buena para capturar peces, en especial después de una tormenta. Eso sí, procura que tu línea cuente con la tensión necesaria para detectar la picada. Con un cebo apropiado (moluscos, calamares, gambas, sardinas, etc.), un plomo que se adecue a la profundidad y una buena caña para pescar a fondo, puedes encontrar tu nueva pasión. Además, con la experiencia puedes ir mejorando la técnica y actualizando el equipo.

Nuestra puntuación
Danos tu puntuación
[Total: 0 Puntuación media: 0]
Compartir: